“Lo que se viene”: Fernando Londoño, la pauperización del Pais, y la Paz con las FARC.

El exministro Fernando Londoño, con una prosa muy capaz y con ciertas verdades de a puño, es capaz de narrar una buena historia y de cotejar eventos sucedidos a lo largo de la historia para llegar al punto de que las guerrillas comunistas de las FARC se van a tomar el país, de la misma forma que Cuba o Venezuela.

Más o menos la lógica de la historia va así, una clase dirigente dilapida el aparato productivo de un país generando pobreza, para hacer que los grupos insurgentes se vean como una posibilidad válida para el electorado.

Nada más lejos de la realidad.  Los procesos revolucionarios de Cuba y Venezuela, tuvieron causas y consecuencias muy distintas que lo que el exministro predice para el Proceso de Paz con las FARC en Colombia.

En la revolución Cubana, la clase dirigente corrupta dilapida las riquezas y Cuba es la isla de recreo para los norteamericanos. Esta dilapidación del aparato productivo genera pobreza y desigualdad social e impulsa un movimiento revolucionario (Fidel Castro, Che Guevara, con sus guerrillas en la Sierra Maestra) hasta que la confrontación se vuelve inminente, y las guerrillas se toman el poder a sangre y fuego, expulsando la clase dirigente que va a exiliarse a Miami, y los Estados Unidos pierden su patio de recreo.

Esta revolución es sostenida artificialmente por la Unión Soviética, hasta que esta desaparece tras la caída del Muro en Berlín, sumiendo a Cuba en una profunda pobreza Revolucionaria, y después de 50 años, se ven forzados a abrirse de nuevo al capitalismo, como sucede hoy en día.

El caso Venezuela; donde un golpista como Hugo Chavez, trata de tomarse el poder por la fuerza y al fracasar (sin castigo), renuncia a la Milicia, y logra mediante un discurso populista ganar las elecciones.

Una vez electo y con mayorías Parlamentarias, manipula la Constitución a su antojo para volverse un dictador.  Hugo Chavez y su “Revolución Bolivariana” dilapidan (aún más) hasta el último centavo de uno de los países más ricos de América Latina, con cuantiosas reservas de petróleo, que a la usanza de la extinta Unión Soviética, permite sostener artificialmente esta revolución, hasta las consecuencias que vemos hoy en día.

Fernando Londoño deja sin explicar revoluciones más lejanas pero más exitosas como la de la Unión Soviética y China.

Al final llegamos al caso Colombiano, donde el pais no esta listo para asumir el costo político que implicaría firmar una acuerdo de Paz con las FARC.

El pueblo Colombiano va a tener que comerse un sapo enorme cuando vea a los narco-guerrilleros de la FARC en el Congreso y Senado como honorables representantes, sin haber sido elegidos, y sin castigo por los crimenes que cometieron mientras eran dirigentes, ideologos o cabecillas de las guerrillas en las Montañas de Colombia.

Igualmente se habla de concesiones territoriales para concentrar y eventualmente desmovilizar las tropas de las FARC, bajo la mirada atónita del Ejercito (con órdenes de no intervenir) y el pueblo inerme que es entregado como botín político.

Estas zonas de desmovilización traen los malos recuerdos de las fracasadas conversaciones de Paz durante el gobierno de Andrés Pastrana, donde las FARC se fortalecieron y consolidaron como narcotraficantes.

Estoy de acuerdo con muchos de los puntos que esgrime el exministro Londoño, es simplemente humillante para el País, enviar al ejercito a limpiar las calles de los pueblos como Conejo en la Guajira, para que lleguen los dirigentes de las FARC a realizar “Jornadas Pedagógicas”, traidos desde Cuba en aviones privados, transladados en helicopteros del Gobierno, hospedados en los mejores hoteles de la regíon, a cuestas del erario público.

Las FARC no desaprovechan la oportunidad y son capaces de mover a sus insurgentes (todavía criminales) hasta estas concentraciones, y logran (de forma voluntaria?) movilizar 30 buses llenos de gente para abultar la arenga en la plaza.

Estas “Jornadas Pedagógicas” no son más que la maqueta de las FARC para ser lanzados como un partido político en tiempos de Paz.

Al final, el balance es sencillo, el exministro Londoño, pone a escoger al País entre los narco-guerrilleros (futuros honorables representantes) de las FARC, y los Paramilitares “desmovilizados” del útimo gobierno de Uribe.

El ex-ministro Londoño tambien articula el pésimo gobierno de “JuanPa” Santos, cuyo ciego afan de firmar una Paz con las FARC a cualquier costo, es lo único que ha hecho el Gobierno en sus ya 6 años.

La industria Colombiana esta acabada, nos estamos abriendo sin preparación a un comercio global, donde estamos siendo inundados de productos Chinos (se acuerdan de esa “Revolución Fracasada” de Mao-Tse Tung?), el dólar alto fomenta las exportaciones, pero no sirve de nada, ya que no hay que exportar.  Los tratados de libre comercio, son de una sola via, que permiten la fácil importacion de productos, y dan miseras migajas arancelarias para unos pocos productos nacionales.

Se ferian al mejor postor industrias estrátegicas como Isagen y posiblemente Ecopetrol y Colombia ahora afronta otra crisis energética con posibles racionamientos. No se hizo nada desde el Gobierno de César Gaviria? 20 años sin tener opciones o desarrollar planes estratégicos para que la generación de energia en el país no dependa de las lluvias? 20 años desde la “apertura” inicial de Gaviria, para preparar la industria para competir en una economia global? Como puede haber industria, si no hay energía electrica para las fábricas? Si aún se cumpliera con la reforma agraria y se redistribuyeran los latifundios entre los desposieidos del Pais, como lo quieren las FARC, como se pueden sacar los productos sin vias? sin puentes? sin infraestructura?

“JuanPa” Santos se la esta jugando toda a un Proceso de Paz con las narco-guerrillas de las FARC, pero las potenciales ganancias de este proceso no compensan los costos políticos y económicos. Ni tampoco creo que “JuanPa” Santos, despues de haber sido el Ministro de Defensa Estrella de Uribe y de haber arrodillado militarmente a las FARC durante el gobierno de Álvaro Uribe, haya tenido un momento de iluminación divina y descubra que la Paz es mejor que la guerra.

Esperemos que el Divino Niño, y el Sagrado Corazón se apiaden de nuestro Pais, y le dé iluminación a nuestro pueblo Colombiano para rechazar el proceso de Paz con las FARC, o su futura encarnación política en las urnas y condenar este esperpento político al olvido como tan bien lo hacemos.

Advertisements

El burro hablando de orejas.

Descubrí esta noticia cortesía del servicio en inglés de Al Jazeera; despues encontré el refrito en Semana.

El gobierno de Juan Manuel Santos, desesperado por no poder asegurar un triunfo en la (muy sucia) campaña electoral para un nuevo término Presidencial, desde las secretas negiciaciones de Paz en la Habana, llega a un acuerdo con las FARC para combatir el tráfico de drogas; e igualmente logra pactar una tregua con las FARC y el ELN, para asegurar una paz temporal durante las elecciones.

Es un absurdo total, siendo las FARC los mayores productores de drogas del país, controlando cultivos y las rutas tanto para importación de materia prima, e insumos, como para exportación.

Santos sigue sobornando al país con un proceso de Paz de espaldas al país, muy pocas personas saben lo que en realidad se está pactando, no hay transparencia en un proceso de Paz que afectará a todos los Colombianos.

Si el gobierno de Santos es reelegido, en algún momento durante su mandato, presentará un acuerdo de paz con las FARC, que seguramente será votado Ley, por un congreso que ha sido previamente comprado; las FARC pasarán a ser un partido político con asiento en el Congreso y Senado, indultados por crímenes de lesa humanidad de los últimos 40 años, y con las finanzas saneadas; pero seríamos ingenuos pensar que dejarán el lucrativo negocio del narcotráfico.

Lo que el gobierno de Santos está logrando es una paz artificial sin dañar el negocio del narcotráfico, si fuera cierto, que las FARC dejaran el negocio, ya no habría razón para recibir los millones de dólares en ayuda militar, entrenamiento y equipos de Estados Unidos en el plan Colombia.

De la misma forma que durante los 80s, Pablo Escobar escaló socialmente hasta ser elegido Congresista, y en los 90s el Gobierno lo persiguió y asesinó en una cruenta guerra, el narcortáfico sigue campante en Colombia, como la mayor industria ilegal del país; lo mismo ocurrirá con las FARC, y desafortunadamente el partido político que engendrarán las FARC, será una segunda Unión Patriótica.

Operación Andrómeda

Ante el escándalo sobre la supuesta intercepción de las comunicaciones a los negociadores de las FARC encargados de las conversaciones de paz en La Habana, hoy la revista Semana publica las fotos del local en Galerias desde donde se hacían las intercepciones.

Como gobierno, teniendo la capacidad de hacerlo, es obvio y natural compilar inteligencia sobre la negociación,  cuando tanto está en juego. Al fin y al cabo, la inteligencia militar es una herramienta más a la disposición del gobierno para llegar a un objetivo político, como lo es un futuro acuerdo de Paz con las FARC.

Lo que me parece detestable es la facilidad con que se descubre todo. Un allanamiento de la Fiscalía, por denuncias de movimientos sospechosos. La Fiscalia ejecuta el allanamiento, y todo parece qudearse callado, 26 discos duros encriptados fueron decomisados, y la cosa parece callarse.

Sin embargo la prensa destapa la operación, El Presidente, ante las denuncias, simplemente se puede hacer el loco o negarlo todo; pero no; como está en campaña, promete una investigación exhaustiva y llegar hasta las últimas consecuencias. Rueda de prensa con el director de la Fiscalía, y la cúpula Militar de Inteligencia, y todos parecen sorprendidos de la existencia de la llamada Operación Andrómeda, y no es claro quien la estaba ejecutando.

La cubierta seleccionada es un restaurante, y una tienda de tatuajes en el primer piso, y Buggly, una “comunidad de hackers éticos” (?) en el segundo, donde van Militares de uniforme a tomarse fotos con las fogosas modelos del local. Es este constante movimiento de militares en uniforme, camionetas blindadas, y motos de escolta, que empieza a levantar sospechas y justifica el allanamiento de la Fiscalía.

Que tipo de operación de inteligencia es esa? Que tipo de cubierta? Deberia haber estado prohibido para cualquier militar en uniforme acercarse a la tienda. Deberia ser el local mas anónimo del planeta. Como es posible que una revista consiga fotos del interior del local, donde posan militares de uniforme? Entrar una cámara deberia estar prohibido.

En este artículo en The Economist apunta a una operación unilateral de la Inteligencia Militar, y este es un buen resúmen de Semana, acerca de todo el lío.

Semana, está de acuerdo con Economist, y aparentemente los responsables de la Operación Andromeda era el Cuerpo de Inteligencia Técnica  CITEC del Ejercito.

Como hay un dicho aqui, la Inteligencia Militar es una descripcíon, mas no un requisito del trabajo.

El problema al fin y al cabo, es la falta de coordinación entre los diversos organismos de inteligencia, y la falta de confianza, todos creen que los otros organismos están infiltrados,  generando una competencia constante para obtener resultados y poder justificar su existencia.