La Paz inutil de Santos

Al final, y al segundo intento, se firmará la tan cacareada Paz en Colombia.

La primera vez, el pasado 26 de Septiembre, se firmó la primera version de los acuerdos, perfectos para ese entonces, fruto de un trabajo de 4 años, donde la desconfianza entre los dos bandos impone la minucia del detalle bizantino, explicados a lo largo de casi 300 páginas, para luego ser refrendados por voto popular el 3 de Octubre.

Vino la francachela y comilona en Cartagena, cantaoras de las victimas, lágrimas de emoción, celebraciones mil, discursos, buenos deseos de los países garantes y de las Naciones Unidas, hashtags de #elfindelaguerra y #primerdiadelapaz y muchas fotos, solo para ensillar la bestia antes de tenerla.

Para sorpresa de todos, al mejor estilo del BrExit y Trump, ganó el No con un 50.5% de los votos, y una abstención del 65%.

Se sabía que el país estaba dividido y nadie tenía un plan B, ni el Gobierno al perder, ni Uribe y sus muchachos al ganar. Los cuatro años de cuidadosas, milimetricas, y bizantinas negociaciones, se fueron para el carajo.

El Gobierno entra a tratar de salvar los acuerdos, y la tenue desomovilización de las FARC, diciendo que se mantiene el alto al fuego hasta el último día del Gobierno de Santos y todo lo acordado entra a revisión, pero ahora con la oposición de Uribe dando mas pauta.

La ironia viene despues, cuando Santos gana el Nobel de Paz, sin haber hecho todavía nada, y con un proceso de Paz embolatado.

El plebiscito de Paz, para refrendar los acuerdos de la Habana con las FARC, “Para una Paz alcanzable y duradera”, se vuelvió una corrida de ensayo de las elecciones presidenciales del 2018, Santos con un capital político agotado y un gobierno desastrozo, solo tiene para mostrar en proceso de Paz y la medalla del Nobel.

Ambos lados abusaron del referendo, el Gobierno exagerando los beneficios de la Paz e incluso chantajeando al país con una reforma tributaria mas dura si los acuerdos no eran aprobados; y la oposición de Uribe, pintando un futuro político con las FARC como una potencial Venezuela, con un gobierno Marxista-Leninista a la vuelta de la esquina.

Despues de dos meses de revisiones, Santos anuncia humildemente un nuevo y mejorado acuerdo de Paz (por favor no lean las 100 páginas extras, son detalles técnicos que a nadie le importan). Santos no se arriesgará a un segundo plebiscito y  pasará los acuerdos de trámite por un congreso lleno de mermelada y prebendas. Los “peros gagá” de Uribe, ya caen en oídos sordosy lo cierto es que se nota el afan del gobierno de Santos de ir a Estocolmo con el acuerdo de Paz firmado debajo del brazo, y antes de que se posesione Trump, para tener el aval simbólico del imperio.

Típico en Colombia, pais de leyes y letra muerta, donde se decreta la Paz, sin solucionar de fondo, ninguno de los problemas que generó la guerra.

Mañana no se firma la Paz en Colombia.

Espero equivocarme, pero los acuerdos de la Habana entre el Gobierno Colombiano y (muy pronto ex-guerrilla) las FARC no le traerá la tan anhelada Paz a Colombia.

Lo que se firma mañana es un acuerdo para que las FARC (supuestamente):

Se desmovilicen en 20 zonas especiales de Paz, resguardadas por el Ejercito, y donde la presencia del estado sera vetada por todas las partes y el acceso es controlado, los guerrilleros se concertrarán en esas zonas, pero no entregaran las armas.

Entreguen las armas, no al Gobierno Colombiano, sino a las Naciones Unidas.  Y no todavía para ser destruidas, sino guardadas por un tiempo en contenedores con doble llave para enventualmente ser forjadas en varios monumentos a la Paz, y  hasta se rumroea que uno va a ser a Hugo Chavez por su lucha Bolivariana en Venezuela, pero no esta claro cuando las entregan.

Se conviertan en un partido politico, con curules en el Congreso y Senado, pasando de Comandante y Camarada, a Honorable Representante y Senador. Por ahora se les regalan 6 curules (3 en el Congreso, y 3 en el Senado) lo que les da automática representación de mas o menos 1,5 millones de Colombianos. En las siguientes elecciones de Congreso y Senado,  en el 2018, entran a la campaña para ser elegidos como cualquier otro partido.

Y los compromisos contenidos en los acuerdos, tocando temas de reparacion de victimas, ceremonias simbólicas de perdon, comisiones para la búsqueda de la verdad, cortes de justicia transcicional, mecanismos de participación comunitaria, reforma agraria, y distribución de poder a sectores locales, serán la plataforma política de este nuevo partido.

Pero a diferencia de otros conflictos como Irlanda (Religioso entre Católicos y Protestantes, y auto-determinación de los Irlandeses con el Reino Unido) o Rwanda (Tribal y Etnico), o Sudafrica (Colonización y Apartheid) el origen del conflicto Colombiano es eminentemente Económico y Financiero, debido en gran parte a una gran desigualdad social entre los que tienen y los que nó, y un Gobierno que decide dejar que el capitalismo decida como prestar servicios fundamentales para la sociedad, como infrastructura (energía electrica, petroleo, mineria, vias), la salud y la educación.

Todo muy bonito y el papel aguanta todo. Vamos a ver que se lleva a la práctica, pero el país del Sagrado Corazón es famoso por su leyes de letra muerta. Y no se tiene ni idea de donde van a salir los USD$35,000 millones de dólares que valen los acuerdos.

Si estos acuerdos, que supuestamente nos traerán la Paz, logran que dejemos de matarnos los unos a los otros, independientemente del nombre de quien lo hace, será un gran progreso.

IG Nobel de Paz 2016, “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” y el Proceso de Paz en Colombia

Los IG Nobel, parodia de los verdaderos premios Nobel, cada año premian estudios científicamente serios sobre temas no tan serios.

Lo interesante este año es el estudio ganador en la categoría de Paz (muy apropiado para la actual situación Colombiana) por investigadores de la Universidad de Waterloo en Canadá, titulado (más o menos) “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” donde demostraron que si se enmarcan frases generadas con palabras aleatorias, las personas creen que las frases tienen sentido y que son importantes.

Me recuerda uno de los capítulos de uno de mis libros favoritos, “El mundo y sus Demonios” de Carlos Sagan, donde hay un capítulo exclusivo como método para detectar mentiras.

De la misma forma se puede ver como este estudio aplica a los debates políticos, donde no importa lo que se diga, sino como y quien lo dice.  Pocas veces se dice la verdad, nunca es verificada, y simplemente se debe dar la apariencia de los la respuesta es mas inteligente que la del contrincante.

En el caso del plebiscito para refrendar los acuerdos entre el Gobierno Colombiano y las FARC en la Habana, pasa lo mismo, se han dicho tantas mentiras, tanto en favor del Si y del No, que la verdad va a quedar enterrada y olvidada, y como es típico en nuestro sufrido País del Sagrado Corazón, “Todo pasa y nada pasa”.

Colombia en medio de la falsa alegría por haber firmado lo que se vende como un acuerdo de Paz con las FARC, se olvida de lo que de verdad implica el acuerdo y de sus costos, no solamente morales y políticos, sino económicos. Expertos Suizos que acompañaron estos acuerdos, dan una cifra inicial que  si se cumplen todas las promesas, costaría USD$ 35,000 millones.

Las FARC están diseñando parques temáticos sobre su lucha “en nombre de la Paz” en lo profundo de las selvas del Guaviare como atracción turística, se han hecho campañas en medios sociales para que Colombia se abrace, vídeos musicales por los artistas mas destacados, todo vale en nombre de la Paz, pero no se ha entregado el primer fusil, no han aparecido los desaparecidos, siguen matando (quien ya que ahora no pueden ser as FARC?) líderes comunitarios y sindicalistas, y el país (ahora en Paz) sigue tan pobre como ayer, con miseria en los campos, donde los campesinos no pueden sacar sus productos al mercado por falta de infrastructura, y ciudades donde siguen reventando vidrios de carros para atracar en la trancones o realizando paseos millonarios en taxis, o secuestros express por un mercado o el televisor de la casa.

Espero equivocarme, pero la primera víctima del Proceso de Paz en Colombia fue la verdad.

Las realidades del Proceso de Paz en Colombia.

Ahora que Colombia inicia formalmente un proceso de Paz, firmado por el Gobierno y las FARC, digámonos algunas de las verdades que el pueblo Colombiano va a tener que empezar a aceptar para hacer parte de este proceso.

En lineas similares al sitio Dejemos de Matarnos y el video de la historiadora Diana Uribe, estamos en una oportunidad histórica de hacer la Paz en Colombia; aprendiendo lecciones de procesos pasados en Rwanda, Sur Afríca, e Irlanda del Norte, y si somos exitosos, nuestra experiencia ayudará a futuros procesos de Paz.

La lógica es buena, y el discurso es convincente, pero soy esceptico al Proceso de Paz.

Como Colombiano que ha vivido los últimos 15 años fuera del país, puedo ver los toros desde la barrera y actualmente comparar la experiencia de vivir en un País en Paz como Canadá, y uno en conflicto como Colombia, y me doy cuenta de los grandes retos que los Colombianos necesitamos superar para efectivamente vivir en Paz para que el acuerdo no quede en letra muerta, como tantas de nuestras leyes.

En un post-conflicto no hay ganadores ni perdedores, no se puede pensar que hemos derrotado a un enemigo. Al antiguo enemigo, lo perdonamos y aceptamos como igual, de la misma forma que esperamos que el enemigo nos respete y todos convivamos bajo el marco de la ley.

Todos los muertos son iguales, no hay mas importantes o mas dolorosos, somos Colombianos que nos hemos matado mutuamente los últimos 50 años, y ese es el primer gran reto, simplemente dejar de matarnos.

Pero no solamente dejar de matarnos como Militares y Guerrilleros en el macabro marcador del partido de la guerra que se vé cada noche en los noticieros. Es dejar de matarnos por una cerrada del carro, por una pelea de borrachos en un bar, por el marcador de un partido de fútbol, como diría Profesor Antanas Mockus “La Vida es Sagrada”.

El gran reto del Proceso de Paz, aparte de las logistica de la desmovilización y entrega de armas (que solamente es el principio), es absorber en la vida civil a todos los desmovilizados de la guerrilla, dentro de la sociedad Colombiana.

Implica aceptar que alguien que fue guerrillero es ahora otro ciudadano igual a mi, con los mismos derechos y deberes.

Implica que los antiguos guerrilleros, ahora pueden vivir al lado de mi casa, en mi barrio, hacer mercado donde yo hago mercado, tomar el mismo bus, jugar en la misma cancha de futbol donde mis hijos juegan.

Implica que los hijos de los guerrilleros vayan al mismo colegio que nuestros hijos.

Implica que un antiguo guerillero, seguramente subsidiado por el gobierno, puede ir a la misma universidad que mis hijos, donde yo he tenido que ahorrar para la matricula durante años.

Implica que un desmovilizado de la guerrilla pueda poner en su hoja de vida que fue guerrillero, e implica que alguien le dé un empleo digno para sostener a su familia.

Cuando hayamos aceptado todas estas realidades (y muchas otras), pensado en ellas, para hacerlas realidad, sin remordimientos ni venganza, Colombia estará en Paz.

Depende de todos los Colombianos, todos Nosotros, Ciudadanos, Gobierno, Militares, y Guerrilleros, el éxito de este proceso, la responsabilidad es nuestra y de nadie mas, y debemos afrontar las consecuencias de dicho Proceso de Paz.

P.S: El proceso todavia tiene reversa, los Acuerdos de la Habana van a ser sometidos a una consulta popular, si el pueblo Colombiano se organiza y vota por el si, pues el proceso tienen una aprobación popular, y no hay problema. Pero si vota por el no, se cancela lo de la Habana y a Santos le cuesta el puesto.

“Lo que se viene”: Fernando Londoño, la pauperización del Pais, y la Paz con las FARC.

El exministro Fernando Londoño, con una prosa muy capaz y con ciertas verdades de a puño, es capaz de narrar una buena historia y de cotejar eventos sucedidos a lo largo de la historia para llegar al punto de que las guerrillas comunistas de las FARC se van a tomar el país, de la misma forma que Cuba o Venezuela.

Más o menos la lógica de la historia va así, una clase dirigente dilapida el aparato productivo de un país generando pobreza, para hacer que los grupos insurgentes se vean como una posibilidad válida para el electorado.

Nada más lejos de la realidad.  Los procesos revolucionarios de Cuba y Venezuela, tuvieron causas y consecuencias muy distintas que lo que el exministro predice para el Proceso de Paz con las FARC en Colombia.

En la revolución Cubana, la clase dirigente corrupta dilapida las riquezas y Cuba es la isla de recreo para los norteamericanos. Esta dilapidación del aparato productivo genera pobreza y desigualdad social e impulsa un movimiento revolucionario (Fidel Castro, Che Guevara, con sus guerrillas en la Sierra Maestra) hasta que la confrontación se vuelve inminente, y las guerrillas se toman el poder a sangre y fuego, expulsando la clase dirigente que va a exiliarse a Miami, y los Estados Unidos pierden su patio de recreo.

Esta revolución es sostenida artificialmente por la Unión Soviética, hasta que esta desaparece tras la caída del Muro en Berlín, sumiendo a Cuba en una profunda pobreza Revolucionaria, y después de 50 años, se ven forzados a abrirse de nuevo al capitalismo, como sucede hoy en día.

El caso Venezuela; donde un golpista como Hugo Chavez, trata de tomarse el poder por la fuerza y al fracasar (sin castigo), renuncia a la Milicia, y logra mediante un discurso populista ganar las elecciones.

Una vez electo y con mayorías Parlamentarias, manipula la Constitución a su antojo para volverse un dictador.  Hugo Chavez y su “Revolución Bolivariana” dilapidan (aún más) hasta el último centavo de uno de los países más ricos de América Latina, con cuantiosas reservas de petróleo, que a la usanza de la extinta Unión Soviética, permite sostener artificialmente esta revolución, hasta las consecuencias que vemos hoy en día.

Fernando Londoño deja sin explicar revoluciones más lejanas pero más exitosas como la de la Unión Soviética y China.

Al final llegamos al caso Colombiano, donde el pais no esta listo para asumir el costo político que implicaría firmar una acuerdo de Paz con las FARC.

El pueblo Colombiano va a tener que comerse un sapo enorme cuando vea a los narco-guerrilleros de la FARC en el Congreso y Senado como honorables representantes, sin haber sido elegidos, y sin castigo por los crimenes que cometieron mientras eran dirigentes, ideologos o cabecillas de las guerrillas en las Montañas de Colombia.

Igualmente se habla de concesiones territoriales para concentrar y eventualmente desmovilizar las tropas de las FARC, bajo la mirada atónita del Ejercito (con órdenes de no intervenir) y el pueblo inerme que es entregado como botín político.

Estas zonas de desmovilización traen los malos recuerdos de las fracasadas conversaciones de Paz durante el gobierno de Andrés Pastrana, donde las FARC se fortalecieron y consolidaron como narcotraficantes.

Estoy de acuerdo con muchos de los puntos que esgrime el exministro Londoño, es simplemente humillante para el País, enviar al ejercito a limpiar las calles de los pueblos como Conejo en la Guajira, para que lleguen los dirigentes de las FARC a realizar “Jornadas Pedagógicas”, traidos desde Cuba en aviones privados, transladados en helicopteros del Gobierno, hospedados en los mejores hoteles de la regíon, a cuestas del erario público.

Las FARC no desaprovechan la oportunidad y son capaces de mover a sus insurgentes (todavía criminales) hasta estas concentraciones, y logran (de forma voluntaria?) movilizar 30 buses llenos de gente para abultar la arenga en la plaza.

Estas “Jornadas Pedagógicas” no son más que la maqueta de las FARC para ser lanzados como un partido político en tiempos de Paz.

Al final, el balance es sencillo, el exministro Londoño, pone a escoger al País entre los narco-guerrilleros (futuros honorables representantes) de las FARC, y los Paramilitares “desmovilizados” del útimo gobierno de Uribe.

El ex-ministro Londoño tambien articula el pésimo gobierno de “JuanPa” Santos, cuyo ciego afan de firmar una Paz con las FARC a cualquier costo, es lo único que ha hecho el Gobierno en sus ya 6 años.

La industria Colombiana esta acabada, nos estamos abriendo sin preparación a un comercio global, donde estamos siendo inundados de productos Chinos (se acuerdan de esa “Revolución Fracasada” de Mao-Tse Tung?), el dólar alto fomenta las exportaciones, pero no sirve de nada, ya que no hay que exportar.  Los tratados de libre comercio, son de una sola via, que permiten la fácil importacion de productos, y dan miseras migajas arancelarias para unos pocos productos nacionales.

Se ferian al mejor postor industrias estrátegicas como Isagen y posiblemente Ecopetrol y Colombia ahora afronta otra crisis energética con posibles racionamientos. No se hizo nada desde el Gobierno de César Gaviria? 20 años sin tener opciones o desarrollar planes estratégicos para que la generación de energia en el país no dependa de las lluvias? 20 años desde la “apertura” inicial de Gaviria, para preparar la industria para competir en una economia global? Como puede haber industria, si no hay energía electrica para las fábricas? Si aún se cumpliera con la reforma agraria y se redistribuyeran los latifundios entre los desposieidos del Pais, como lo quieren las FARC, como se pueden sacar los productos sin vias? sin puentes? sin infraestructura?

“JuanPa” Santos se la esta jugando toda a un Proceso de Paz con las narco-guerrillas de las FARC, pero las potenciales ganancias de este proceso no compensan los costos políticos y económicos. Ni tampoco creo que “JuanPa” Santos, despues de haber sido el Ministro de Defensa Estrella de Uribe y de haber arrodillado militarmente a las FARC durante el gobierno de Álvaro Uribe, haya tenido un momento de iluminación divina y descubra que la Paz es mejor que la guerra.

Esperemos que el Divino Niño, y el Sagrado Corazón se apiaden de nuestro Pais, y le dé iluminación a nuestro pueblo Colombiano para rechazar el proceso de Paz con las FARC, o su futura encarnación política en las urnas y condenar este esperpento político al olvido como tan bien lo hacemos.

Tres Crimenes, Un País

Jaime Gutierrez, conductor sin pase, y Manuel Ibarra, pastor de iglesia pentecostal. Por la ignorancia del primero y anuencia del segundo, incineraron a 33 niños pre-escolares, incluyendo a la hija del pastor, durante un paseo escolar, cuando deciden "cebar" el carburador del vehículo donde viajaban con gasolina. Seguramente todo el peso de la ley caerá sobre ellos, sin misericordia, Justicia para los ignorantes.

Andrés Sepúlveda, el proto-hacker militaroide, trabajando para la campaña del candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga, títere de Alvaro Uribe. Acusado de filtrar información del proceso de paz con las FARC en La Habana. Gritando "Soy un Héroe, Soy un Héroe" cuando la fiscalía lo capturó, seguramente creyendose Bradley Manning (Wikileaks, Departamento de Estado) o Edward Snowden (NSA). Es igualmente inocente, para declarar en un video junto con el Candidato Presidencial, que tenía acceso a las comunicaciones interceptadas a las FARC por los aviones AWAC del Comando Sur. Ahora el gobierno de los Estados Unidos, lo está pidiendo en extradición, y supongo que el gobierno de Santos la otorgará a la mayor brevedad posible..

Las FARC, en La Habana, Cuba. Negociando un proceso de Paz cuya única intención es la reelección del Presidente Santos. Es un giro de 180 en la política del país. Santos fue el Ministro de Defensa bajo el Gobierno de Alvaro Uribe, logrando arrinconar (y casi derrotar) a las FARC militarmente. Ahora, cuando Santos es Presidente, se empecina en un proceso de Paz, negociado con las FARC, donde toda la responsabilidad esta en el Gobierno, y las FARC no han dado nada, y donde todo el Congreso y Senado esta lleno de "mermelada", para asegurar el paso de cualquier modificacion a la constitución.

En las elecciones del domingo próximo, el país esta literalmente ante dos caminos divergentes y opuestos. Santos con la continuidad de un dialogo de Paz, que al final dará un status político a las FARC, seguramente con un indulto por los crímenes cometidos por los últimos 40 años, siendo la última acusación el uso de niños bomba en el Chocó. O Oscar Iván Zuluaga, titere de Alvaro Uribe, donde resuenan los tambores de guerra, donde los únicos que se benefician son el presupuesto militar, los comerciantes de armas, los proveedores y asesores extranjeros, y los paramilitares.

Operación Andrómeda

Ante el escándalo sobre la supuesta intercepción de las comunicaciones a los negociadores de las FARC encargados de las conversaciones de paz en La Habana, hoy la revista Semana publica las fotos del local en Galerias desde donde se hacían las intercepciones.

Como gobierno, teniendo la capacidad de hacerlo, es obvio y natural compilar inteligencia sobre la negociación,  cuando tanto está en juego. Al fin y al cabo, la inteligencia militar es una herramienta más a la disposición del gobierno para llegar a un objetivo político, como lo es un futuro acuerdo de Paz con las FARC.

Lo que me parece detestable es la facilidad con que se descubre todo. Un allanamiento de la Fiscalía, por denuncias de movimientos sospechosos. La Fiscalia ejecuta el allanamiento, y todo parece qudearse callado, 26 discos duros encriptados fueron decomisados, y la cosa parece callarse.

Sin embargo la prensa destapa la operación, El Presidente, ante las denuncias, simplemente se puede hacer el loco o negarlo todo; pero no; como está en campaña, promete una investigación exhaustiva y llegar hasta las últimas consecuencias. Rueda de prensa con el director de la Fiscalía, y la cúpula Militar de Inteligencia, y todos parecen sorprendidos de la existencia de la llamada Operación Andrómeda, y no es claro quien la estaba ejecutando.

La cubierta seleccionada es un restaurante, y una tienda de tatuajes en el primer piso, y Buggly, una “comunidad de hackers éticos” (?) en el segundo, donde van Militares de uniforme a tomarse fotos con las fogosas modelos del local. Es este constante movimiento de militares en uniforme, camionetas blindadas, y motos de escolta, que empieza a levantar sospechas y justifica el allanamiento de la Fiscalía.

Que tipo de operación de inteligencia es esa? Que tipo de cubierta? Deberia haber estado prohibido para cualquier militar en uniforme acercarse a la tienda. Deberia ser el local mas anónimo del planeta. Como es posible que una revista consiga fotos del interior del local, donde posan militares de uniforme? Entrar una cámara deberia estar prohibido.

En este artículo en The Economist apunta a una operación unilateral de la Inteligencia Militar, y este es un buen resúmen de Semana, acerca de todo el lío.

Semana, está de acuerdo con Economist, y aparentemente los responsables de la Operación Andromeda era el Cuerpo de Inteligencia Técnica  CITEC del Ejercito.

Como hay un dicho aqui, la Inteligencia Militar es una descripcíon, mas no un requisito del trabajo.

El problema al fin y al cabo, es la falta de coordinación entre los diversos organismos de inteligencia, y la falta de confianza, todos creen que los otros organismos están infiltrados,  generando una competencia constante para obtener resultados y poder justificar su existencia.