La Paz inutil de Santos

Al final, y al segundo intento, se firmará la tan cacareada Paz en Colombia.

La primera vez, el pasado 26 de Septiembre, se firmó la primera version de los acuerdos, perfectos para ese entonces, fruto de un trabajo de 4 años, donde la desconfianza entre los dos bandos impone la minucia del detalle bizantino, explicados a lo largo de casi 300 páginas, para luego ser refrendados por voto popular el 3 de Octubre.

Vino la francachela y comilona en Cartagena, cantaoras de las victimas, lágrimas de emoción, celebraciones mil, discursos, buenos deseos de los países garantes y de las Naciones Unidas, hashtags de #elfindelaguerra y #primerdiadelapaz y muchas fotos, solo para ensillar la bestia antes de tenerla.

Para sorpresa de todos, al mejor estilo del BrExit y Trump, ganó el No con un 50.5% de los votos, y una abstención del 65%.

Se sabía que el país estaba dividido y nadie tenía un plan B, ni el Gobierno al perder, ni Uribe y sus muchachos al ganar. Los cuatro años de cuidadosas, milimetricas, y bizantinas negociaciones, se fueron para el carajo.

El Gobierno entra a tratar de salvar los acuerdos, y la tenue desomovilización de las FARC, diciendo que se mantiene el alto al fuego hasta el último día del Gobierno de Santos y todo lo acordado entra a revisión, pero ahora con la oposición de Uribe dando mas pauta.

La ironia viene despues, cuando Santos gana el Nobel de Paz, sin haber hecho todavía nada, y con un proceso de Paz embolatado.

El plebiscito de Paz, para refrendar los acuerdos de la Habana con las FARC, “Para una Paz alcanzable y duradera”, se vuelvió una corrida de ensayo de las elecciones presidenciales del 2018, Santos con un capital político agotado y un gobierno desastrozo, solo tiene para mostrar en proceso de Paz y la medalla del Nobel.

Ambos lados abusaron del referendo, el Gobierno exagerando los beneficios de la Paz e incluso chantajeando al país con una reforma tributaria mas dura si los acuerdos no eran aprobados; y la oposición de Uribe, pintando un futuro político con las FARC como una potencial Venezuela, con un gobierno Marxista-Leninista a la vuelta de la esquina.

Despues de dos meses de revisiones, Santos anuncia humildemente un nuevo y mejorado acuerdo de Paz (por favor no lean las 100 páginas extras, son detalles técnicos que a nadie le importan). Santos no se arriesgará a un segundo plebiscito y  pasará los acuerdos de trámite por un congreso lleno de mermelada y prebendas. Los “peros gagá” de Uribe, ya caen en oídos sordosy lo cierto es que se nota el afan del gobierno de Santos de ir a Estocolmo con el acuerdo de Paz firmado debajo del brazo, y antes de que se posesione Trump, para tener el aval simbólico del imperio.

Típico en Colombia, pais de leyes y letra muerta, donde se decreta la Paz, sin solucionar de fondo, ninguno de los problemas que generó la guerra.

Mañana no se firma la Paz en Colombia.

Espero equivocarme, pero los acuerdos de la Habana entre el Gobierno Colombiano y (muy pronto ex-guerrilla) las FARC no le traerá la tan anhelada Paz a Colombia.

Lo que se firma mañana es un acuerdo para que las FARC (supuestamente):

Se desmovilicen en 20 zonas especiales de Paz, resguardadas por el Ejercito, y donde la presencia del estado sera vetada por todas las partes y el acceso es controlado, los guerrilleros se concertrarán en esas zonas, pero no entregaran las armas.

Entreguen las armas, no al Gobierno Colombiano, sino a las Naciones Unidas.  Y no todavía para ser destruidas, sino guardadas por un tiempo en contenedores con doble llave para enventualmente ser forjadas en varios monumentos a la Paz, y  hasta se rumroea que uno va a ser a Hugo Chavez por su lucha Bolivariana en Venezuela, pero no esta claro cuando las entregan.

Se conviertan en un partido politico, con curules en el Congreso y Senado, pasando de Comandante y Camarada, a Honorable Representante y Senador. Por ahora se les regalan 6 curules (3 en el Congreso, y 3 en el Senado) lo que les da automática representación de mas o menos 1,5 millones de Colombianos. En las siguientes elecciones de Congreso y Senado,  en el 2018, entran a la campaña para ser elegidos como cualquier otro partido.

Y los compromisos contenidos en los acuerdos, tocando temas de reparacion de victimas, ceremonias simbólicas de perdon, comisiones para la búsqueda de la verdad, cortes de justicia transcicional, mecanismos de participación comunitaria, reforma agraria, y distribución de poder a sectores locales, serán la plataforma política de este nuevo partido.

Pero a diferencia de otros conflictos como Irlanda (Religioso entre Católicos y Protestantes, y auto-determinación de los Irlandeses con el Reino Unido) o Rwanda (Tribal y Etnico), o Sudafrica (Colonización y Apartheid) el origen del conflicto Colombiano es eminentemente Económico y Financiero, debido en gran parte a una gran desigualdad social entre los que tienen y los que nó, y un Gobierno que decide dejar que el capitalismo decida como prestar servicios fundamentales para la sociedad, como infrastructura (energía electrica, petroleo, mineria, vias), la salud y la educación.

Todo muy bonito y el papel aguanta todo. Vamos a ver que se lleva a la práctica, pero el país del Sagrado Corazón es famoso por su leyes de letra muerta. Y no se tiene ni idea de donde van a salir los USD$35,000 millones de dólares que valen los acuerdos.

Si estos acuerdos, que supuestamente nos traerán la Paz, logran que dejemos de matarnos los unos a los otros, independientemente del nombre de quien lo hace, será un gran progreso.

IG Nobel de Paz 2016, “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” y el Proceso de Paz en Colombia

Los IG Nobel, parodia de los verdaderos premios Nobel, cada año premian estudios científicamente serios sobre temas no tan serios.

Lo interesante este año es el estudio ganador en la categoría de Paz (muy apropiado para la actual situación Colombiana) por investigadores de la Universidad de Waterloo en Canadá, titulado (más o menos) “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” donde demostraron que si se enmarcan frases generadas con palabras aleatorias, las personas creen que las frases tienen sentido y que son importantes.

Me recuerda uno de los capítulos de uno de mis libros favoritos, “El mundo y sus Demonios” de Carlos Sagan, donde hay un capítulo exclusivo como método para detectar mentiras.

De la misma forma se puede ver como este estudio aplica a los debates políticos, donde no importa lo que se diga, sino como y quien lo dice.  Pocas veces se dice la verdad, nunca es verificada, y simplemente se debe dar la apariencia de los la respuesta es mas inteligente que la del contrincante.

En el caso del plebiscito para refrendar los acuerdos entre el Gobierno Colombiano y las FARC en la Habana, pasa lo mismo, se han dicho tantas mentiras, tanto en favor del Si y del No, que la verdad va a quedar enterrada y olvidada, y como es típico en nuestro sufrido País del Sagrado Corazón, “Todo pasa y nada pasa”.

Colombia en medio de la falsa alegría por haber firmado lo que se vende como un acuerdo de Paz con las FARC, se olvida de lo que de verdad implica el acuerdo y de sus costos, no solamente morales y políticos, sino económicos. Expertos Suizos que acompañaron estos acuerdos, dan una cifra inicial que  si se cumplen todas las promesas, costaría USD$ 35,000 millones.

Las FARC están diseñando parques temáticos sobre su lucha “en nombre de la Paz” en lo profundo de las selvas del Guaviare como atracción turística, se han hecho campañas en medios sociales para que Colombia se abrace, vídeos musicales por los artistas mas destacados, todo vale en nombre de la Paz, pero no se ha entregado el primer fusil, no han aparecido los desaparecidos, siguen matando (quien ya que ahora no pueden ser as FARC?) líderes comunitarios y sindicalistas, y el país (ahora en Paz) sigue tan pobre como ayer, con miseria en los campos, donde los campesinos no pueden sacar sus productos al mercado por falta de infrastructura, y ciudades donde siguen reventando vidrios de carros para atracar en la trancones o realizando paseos millonarios en taxis, o secuestros express por un mercado o el televisor de la casa.

Espero equivocarme, pero la primera víctima del Proceso de Paz en Colombia fue la verdad.

Carta Abierta a Sol Ángela Fonseca #LunaLlena

Hola Sol Ángela,

Por el milagro de Internet, he encontrado tu historia facinante de sueños por cumplir.

Permíteme primero presentarme, contarte mi historia, y por favor, léelea completa, pero para empezar yo estaba en tu misma posición hace 20 años.

Mi intención era similar a la tuya, trabajar en la NASA, quien no quisiera esa oportunidad, de trabajar para la agencia gubernamental norteamericana que pusó al hombre en la Luna en 1969?

Sin embargo, la vida da muchas vueltas, y como dicen en Colombia “El camino es largo y retrechero”.

Nací en Bogotá, en una familia de clase media, donde nunca faltó nada. Tuve la oportunidad de estudiar en el San Jorge de Inglaterra, que me dío todo lo necesario para estudiar en cualquier Universidad del país, y lo más útil, hasta ahora, el Inglés y el Francés.

A tu edad, y antes de graduarme de bachiller, “tenia el camino claro”, quería ser piloto y averigue los procesos para inscribirme en la Universidad de Florida y en Embrey Riddle en Alabama, para estudiar Ingeniería Aeroespacial. Incluso tuve la oportunidad de pasar unas vacaciones por Cabo Cañaveral en la Florida, donde pude “tocar” el programa espacíal, hablar con gente, y solicitar mas información.

En esas epocas, sin Internet, escribí varias cartas a la NASA, preguntando los perfiles profesionales que ellos necesitaban para ser Astronauta.

Descubrí que en realidad, no existe la carrera de Astronauta, existen Pilotos, Ingenieros y Científicos, de múltiples ramas, que son calificados para volar una misión espacial y se convierten en Astronautas.

Sin embargo la realidad golpea. Simplemente mi familia, no podia pagarme los estudios en los Estado Unidos, mucho menos la manutención de $40,000 al año. No tuve la ventaja que tu tienes de una Beca en los Estados Unidos, sin embargo, a pesar de ello, dejame decirte que a pesar de sentir que tienes tu meta en la punta de los dedos con la beca, falta mucho camino por recorrer.

Al final del colegio, con un puntaje ICFES decente tuve la oportunidad de presentarme a cualquier universidad, y fue aceptado en Los Andés y la Universidad de América. Igualmente presenté y pasé el exámen de la Universidad Nacional. Mi plan se había modificado un poco. Ya no podía ser piloto (gafas), ni tenia los recursos para estudiar en los Estados Unidos, entonces decidí ser Ingeniero Mecánico para luego especializarme en Ingeniería Aeroespacial.

El primer paso del plan fue inscribirme en la Universidad de los Andes, y a pesar de haber salido de uno de los mejores colegios de Bogota, salí de ella en menos de un año, con pésimas calificaciones y la moral por el piso. El sueño habia terminado, y estaba en Junio, sin como continuar mis estudios.

No siempre la “Mejor Universidad del País” es la mejor, ni es fácil adaptarse al ambiente.

Mi problema era una universidad gigantesca, (muy al estlio americano que encontrarías en Arizona), las clases magistrales de 300 alumnos para los primeros cursos de física y cálculo, los profesores son inalcanzables, y las dudas son resueltas por montiores y profesores asistentes, que son estudiantes de grados superiores. También subestimé materias como Dibujo Técnico (vital para un ingeniero, pero en uno de los mejores colegio del país nunca aprendí a hacer una plancha). Igualmente era destinar 3 a 4 horas diaras de transporte en bus. Sin embargo, una cosa que me dejó la Universidad de los Andes, era tener a mi disposición uno de los primeros nodos de Colombia en Internet. Desperdicié muchas horas (que hoy las veo como una buena inversión) aprendiendo los primeros sistemas de redes, comandos unix y como navegar esa primitiva internet, de Terminales Brutas VT100 en verde sobre negro (los PC todavia eran exóticos), y modems. Todo esto es prehistoria en el mundo hiper conectado de hoy. Pero retomemos la historia.

Por intervención Divina, y amigos conocidos de mi familia, descubrí la que hoy es mi Alma Mater, la Escuela Colombiana de Ingeniería. Con mi ICFES, varias entrevistas y mucha suerte, logré ser admitido. Ya para esa época, había decidido planes mas terrenales, quería ser Ingeniero de Sistemas. La ECI, en esa época, era una universidad naciente, con solo una docena de salones de clases, y algo mas de 1000 alumnos, pero con el espiritú indomable de su consejo directivo, la mayoria graduados de la Universidad Nacional, pero descontentos con los manejos de la Universidad, arrancaron el ambicioso proyecto de crear la mejor facultad de ingeniería del país. Las primeras clases fueron en el antiguo seminario al costado oriental de la plaza de Usaquén, y luego pasaron al campus actual en la Autopista Norte. Escuela Colombiana de Ingeniería

La ECI me dío un mejor ambiente para lograr mis metas, pasar de un promedio de 2.75 / 5.o de los Andes, a un promedio de 4.9/5.0 en mi primer semestre, me dio el empuje para continuar con excelentes calificaciones a lo largo de mi carrera. Un ambiente mas colegial, con clases de 30 alumnos, donde los profesores  (y hasta el Rector) te conocen por nombre (no por el código de tu matricula como en los Andes), y estan dispuestos a ayudar. La Escuela, al estar mas cerca de la casa, era solo era una hora de bus, no dos. Y esa hora extra a lo largo de 5 semestres suma bastante. De la misma forma, el costo de la matricula de la ECI era la mitad de lo que costaría en los Andes.

Graduado de la ECI como Ingeniero de Sistemas, y con el buen Inglés del colegio, logré tal vez uno de los logros profesionales mas representativos, mi primer trabajo, como Administrator de Sistemas para la Embajada de Canadá en Colombia.

Al ver el aviso en el periódico, donde solicitaban candidatos, preparé mi hoja de vida (en inglés), y consulté con varios de mis profesores en la ECI, sobre mis posibilidades con ese trabajo. Al final tenia 50/50. La mitad me dijeron que no perdiera el tiempo aplicando al trabajo, ya que estaba por fuera de mi experiencia y como dicen en Colombia “me iban a quemar”. La otra mitad, me dijo con confianza, que aplicara al trabajo.

Presentar una hoja de vida, pasar un exámen técnico, y una entrevista en inglés no es trivial, y al final de un par de vueltas de esas que da la vida, tenia el puesto. Trabajé con la Embajada por 3 años. La Embajada me dió una formidable oportunidad donde “aprender a trabajar”, la universidad te dá solamente los conocimientos teóricos de como debería funcionar el mundo, el primer trabajo te demuestra como funciona en realidad.

Despues de tres años con la Embajada, decidí dar el siguiente paso, Inmigrar a Canadá, ya hace eso 13 años, y hasta hoy, tal vez la decisión más importante, más dificil (o la más fácil) de mi vida. Para acortar la historia, hoy soy Analista en Tecnolgía para la Casa de los Comúnes en Ottawa, casado y con dos hijas.

Al final, la vida da muchas vueltas. Lo que parece un regalo caido del cielo, no lo és. Las mejores calificaciones del colegio, no garantizan el éxito en la Unversidad. Las mejores Universidades no son lo que uno se esperaba, y las que uno descartaba antes, resultan ser las mejores.

Mi consejo, estudia una carrera de pregrado en Colombia y esmérate por demostrarle al mundo con hechos y buenas calificaciones que te mereces una beca de postgrado en cualquier parte del mundo. Puedes estudiar Física, Matemáticas o Ingeniería. Puedes aplicar a la Universidad Nacional (La mejor del país en materia de postgrados, y personalmente la gente mas pila que conozco es de la Nacional) que no es la mas costosa o a la ECI (obviamente bastante recomendada).

Como debes saber, los telescopios ópticos tienen alcance limitado, y muchas veces no pueden detectar directamente nuevos planetas. Sin embargo, se pueden detectar nuevos planetas por la influencia que se puede obeservar en estrellas lejanas, usando frequencias de radio.

Mi punto es que muchas veces en ingenieria o ciencia, no se puede puede atacar un problema de frente, hay que hacerle por los lados. Si quieres trabajar para la Nasa, el mejor camino no es ser Astrónoma. Para ser Astrónoma, el mejor camino no es estudiar en los Estados Unidos. Curiosamente los mejores programas de Astronomia estan en Europa, y el telescopio mas potente del mundo esta en Chile. Y hasta donde sé la NASA no contrata muchos Astrónomos.

Tengo amigos del colegio, que han recorrido caminos similares al que quieres recorrer.

Uno estudío Física en Los Andes, fue profesor en el colegio, y luego emigró a Boston, hoy trabaja como Ingeniero para Google.

Otro, estudió Ingeniería Electrónica y Física en los Andes, master y doctorado en Física de la Universidad de Ohio, fue seleccionado para hacer un internado en la Nasa, y hasta donde sé, hoy es Monje Budista en Nueva York.

Aprovecha el momento, vive el presente, y abre los ojos. Las mejores oportunidades no son las mas lejanas, ni las más dificiles de alcanzar. A veces las mejores oportunidades están a tu alcance inmediato, a la vuelta de la esquina.

No es mi intención decirte que tu sueño es imposible. El mensaje que te quiero dejar es que los sueños hay que construirlos dia a dia, tomando muchos pequeños pasos, y como dijo Steve Jobs, a veces esos pasos parecen inconexos, pero llega un momento en que todos esos pasos inconexos se unen para lograr algo mucho mejor de lo que esperabas.

Me gustaría entrar en contacto contigo, quedo a tu dispoisición, para hablar desinteresadamente  y ayudarte a construir este sueño.

Las realidades del Proceso de Paz en Colombia.

Ahora que Colombia inicia formalmente un proceso de Paz, firmado por el Gobierno y las FARC, digámonos algunas de las verdades que el pueblo Colombiano va a tener que empezar a aceptar para hacer parte de este proceso.

En lineas similares al sitio Dejemos de Matarnos y el video de la historiadora Diana Uribe, estamos en una oportunidad histórica de hacer la Paz en Colombia; aprendiendo lecciones de procesos pasados en Rwanda, Sur Afríca, e Irlanda del Norte, y si somos exitosos, nuestra experiencia ayudará a futuros procesos de Paz.

La lógica es buena, y el discurso es convincente, pero soy esceptico al Proceso de Paz.

Como Colombiano que ha vivido los últimos 15 años fuera del país, puedo ver los toros desde la barrera y actualmente comparar la experiencia de vivir en un País en Paz como Canadá, y uno en conflicto como Colombia, y me doy cuenta de los grandes retos que los Colombianos necesitamos superar para efectivamente vivir en Paz para que el acuerdo no quede en letra muerta, como tantas de nuestras leyes.

En un post-conflicto no hay ganadores ni perdedores, no se puede pensar que hemos derrotado a un enemigo. Al antiguo enemigo, lo perdonamos y aceptamos como igual, de la misma forma que esperamos que el enemigo nos respete y todos convivamos bajo el marco de la ley.

Todos los muertos son iguales, no hay mas importantes o mas dolorosos, somos Colombianos que nos hemos matado mutuamente los últimos 50 años, y ese es el primer gran reto, simplemente dejar de matarnos.

Pero no solamente dejar de matarnos como Militares y Guerrilleros en el macabro marcador del partido de la guerra que se vé cada noche en los noticieros. Es dejar de matarnos por una cerrada del carro, por una pelea de borrachos en un bar, por el marcador de un partido de fútbol, como diría Profesor Antanas Mockus “La Vida es Sagrada”.

El gran reto del Proceso de Paz, aparte de las logistica de la desmovilización y entrega de armas (que solamente es el principio), es absorber en la vida civil a todos los desmovilizados de la guerrilla, dentro de la sociedad Colombiana.

Implica aceptar que alguien que fue guerrillero es ahora otro ciudadano igual a mi, con los mismos derechos y deberes.

Implica que los antiguos guerrilleros, ahora pueden vivir al lado de mi casa, en mi barrio, hacer mercado donde yo hago mercado, tomar el mismo bus, jugar en la misma cancha de futbol donde mis hijos juegan.

Implica que los hijos de los guerrilleros vayan al mismo colegio que nuestros hijos.

Implica que un antiguo guerillero, seguramente subsidiado por el gobierno, puede ir a la misma universidad que mis hijos, donde yo he tenido que ahorrar para la matricula durante años.

Implica que un desmovilizado de la guerrilla pueda poner en su hoja de vida que fue guerrillero, e implica que alguien le dé un empleo digno para sostener a su familia.

Cuando hayamos aceptado todas estas realidades (y muchas otras), pensado en ellas, para hacerlas realidad, sin remordimientos ni venganza, Colombia estará en Paz.

Depende de todos los Colombianos, todos Nosotros, Ciudadanos, Gobierno, Militares, y Guerrilleros, el éxito de este proceso, la responsabilidad es nuestra y de nadie mas, y debemos afrontar las consecuencias de dicho Proceso de Paz.

P.S: El proceso todavia tiene reversa, los Acuerdos de la Habana van a ser sometidos a una consulta popular, si el pueblo Colombiano se organiza y vota por el si, pues el proceso tienen una aprobación popular, y no hay problema. Pero si vota por el no, se cancela lo de la Habana y a Santos le cuesta el puesto.

Santos chantajea al País con el Proceso de Paz

En recientes declaraciones, el Presidente Juan Manuel Santos chantajea al País con la amenaza de más impuestos si los Colombianos no aprobamos en consulta popular los acuerdos de La Habana con las FARC.

Los acuerdos de La Habana no han terminado, y el Presidente someterá a consulta popular la aprobación de algo que todavía no tiene su forma final.

El Preside te argumenta que continuar la guerra contra las FARC es un asunto costoso y por lo tanto se necesitan nuevos impuestos para cubrir los costos del conflicto.

El Presidente Santos parte de la falsa premisa de que la Paz con las FARC es más barata. El gobierno igual necesitaría subir los impuestos para financiar el post-conflicto.

Entonces Señor Presidente, no chantajee al País con el Proceso de Paz, simplemente diga que suben los impuestos, independientemente de la resultados de las Negociaciones de la Habana con las FARC.

En otras noticias, al Presidente Santos le está pasando lo que al Pastorcito Mentiroso, nuevo (tercer) plazo para cerrar las Negociaciones, 20 de Julio. Ya hemos pasado Diciembre, Marzo, y veremos nuevos plazos en Agosto y Noviembre, enmarcados en cualquier fecha Patriótica.