Breve historia de la religión

Advertisements

Ingeniería de Software

Como ingeniero de sistemas y en mi humilde opinión Colombia (en general, pero con contadas excepciones)  se queda atrazada en la ingeniería de software y desarrollo, porque nos quedamos programando la nómina (las reglas tributarias cambian cada año, y es buen negocio), pero la tecnología grande y costosa de infraestructura la compramos y ponemos a producir, al estilo taxi.

Nosotros no construimos un taxi, porque ya esta hecho.

De la misma forma, la mayoría de las empresas ven las tecnologías de información como un gasto y no como una inversión para ser mas competitivas.

Y decir de forma simplista que formando miles de desarrolladores profesionales de software,  crea un centro de tecnología, ciencia, e innovación en Bogotá, es el mismo cuento de encerrar 500 monos con maquinas de escribir en un sótano, y eventualmente con el tiempo, pueden sacar una novela.

(Aunque con ingenieros si funciona, solo necesitan azúcar, cafeína y pizza y sale un procesador) “The Soul of a New Machine” – Tracy Kidder, 1981.

What is this?

A failed cloud deployment?

Flood prevention?

Rack suicide due to bad cabling?

Sicario Moral

Mientras múltiples medios se centraron en la desafortunada declaración de Álvaro Uribe, pocos recogen la respuesta completa de Gustavo Petro. Me parece un discurso importante, que explica en buena parte la polarización que hoy vive el Pais.

El contexto de este intercambio que se dá entre los Senadores Álvaro Uribe Velez y Gustavo Petro durante el debate sobre las objeciones del Presidente Iván Duque a la Justicia Especial de Paz (JEP).

Esta es una transcripción tomada del vídeo del Senado.

Álvaro Uribe Velez: ” …. prefiero 80 veces al guerrillero en armas, que al sicariato moral difamando. Muchas Gracias. (Y dirigiendóse a Gustavo Petro) Sicario, Sicario, Sicario!”

A lo que a su tiempo, Gustavo Petro responde: ” El dicho popular dice, a palabras necias, oídos sordos. Yo trato de establecer aquí debates con personas inteligentes, lo he tratado de hacer independientemente de sus posiciones. Pero a veces hay una obstrucción a la inteligencia, de tal porte, que toca responder.

Yo he amado, y amo a Colombia, y por eso he arriesgado mi vida en varias ocasiones. Por eso cogí las armas, por amor. Porque no aceptaba el estado de sitio, ni la Constitución anacrónica de 1886, y lo que propuse fue cambiarla. Y se cambió. Con tan mala suerte para Colombia, que la reacción inmediata por el cambio de la Constitución por la del ’91, fue una subversión de las élites políticas locales aliadas con el narcotráfico, que dejó en la decada del 90, 90 mil muertos y 60 mil desaparecidos. Congelaron la Constitución política del ’91 con un derramamiento masivo de sangre.

Y Yo defiendo la Constitución del ’91. Defiendo la Paz. Sabe por qué defiendo la Paz? Porque amo, no odio. Hay quienes construyen la política a partir del odio y del miedo, se ha constituido en un mundo, entre otras cosas, con una humanidad que está a punto de extinguirse, y pues se llena de miedo. Y el miedo se convierte en un factor de triunfo electoral. Si, Senador Mejía, sus palabras le ganan votos, lamentablemente tengo que aceptarlo, porque hay Colombianos que se mueven por el miedo y el odio, y votan por personas como Usted, de pocas ideas, pero de grandes discursos, mal hilados, gritando permanentemente las palabras del odio y la grosería.

Dijo el Presidente Uribe, Sicario, Sicario, Sicario, tres veces. Y en público, ante el micrófono dijo que me prefería de guerrillero en el monte. Pero Yo entendí la trampa de Uribe. La trampa es que condenaban a los dirigentes de este País a irse al monte, a pelear en las montañas lejanas, contra quienes no eran sus enemigos, soldados, gente tan pobre como el guerrillero. En Colombia se han matado los pobres entre sí, mientras desde aquí, desde las oficinas del poder, mientras los jóvenes se mataban en las montañas, se llenaban los bolsillos del erario, y se llenaban de riquezas mal habidas.

Bueno, ahora se entiende porque nos quieren en el monte, es que no quieren que hablemos. Les daña más, que la violencia bélica de las montañas, la verdad, en el Parlamento, en las discuciones públicas. Por eso le tienen miedo a la verdad. Porque quieren seguir montados sobre el miedo, sobre el terror de los Colombianos, y sobre el odio entre los Colombianos. Por eso nosotros defendemos la JEP, porque permite la verdad, y sobre la base de la verdad, nos permite la reconciliación.

Yo amo a Colombia, y por eso quiero la reconciliación integral de los Colombianos y por eso quiero la JEP y la verdad.

Quienes no aman a Colombia, quieren condenar a esta generación de jóvenes, y la que sigue, así como la generación de nuestros padres, y de nuestros abuelos, y de nuestos bisabuelos, a la guerra. A mantener la guerra perpétua en Colombia, son dos siglos de guerra permanente, coincide la guerra con la historia de la República de Colombia.

Por qué no cambiar? Por qué no deja su lenguaje de odio? Por qué no prefiere que esos que están en las montañas con uniforme, vengan aca y hablen, y contra argumentan? Yo sí prefiero un guerrillero en el congreso que en la montaña. Y prefiero que no haya narcotráfico en Colombia, y prefiero una Colombia sin violencia, y prefiero una reconciliación integral entre los Colombianos. Sabe por que? Porque amo a Colombia. Porque amo la vida, Porque amo al pueblo pobre de Colombia, por que sé que es la primera víctima.

Por esa razón mi discurso no es de odio, es de invitación. Si lo quiere así, una política del amor es una política de la seducción. Tan grande ha sido el poder de la seducción que hoy somos 8 millones de ciudadanos y ciudadanas libres. Seguiré seduciendo. No para convocar a los Colombianos, como ha hecho el Presidente (Uribe) hoy, a la guerra, sino para convocarlos a la Paz, para abrazarce, para quererse, para quererse sobre la dignidad y la verdad, en condiciones de un País equitativo, en donde no se puede enriquecer nadie derramando masivamente la sangre de los Colombianos. En donde la política se gane seduciendo, conquistando, con el amor, no con esa palabreja, y ese discurso repetitivo, del odio que genera el miedo en Colombia, y sobre la base del miedo, las conquistas electorales de las fuerzas más anacronicas, del País, que hoy nos gobiernan.

Así que Señor Congresista Mejía, dejese seducir al amor. Cambie el discurso, trate, haga un esfuerzo mental de quitarle al discurso las palabras del odio, y eso le abrirá la posibilidad, buscando las nuevas palabras, las palabras de la reconciliación, las palabras del amor, le abrirá las posibilidades de leer, de entender nuevos pensamientos, de descubrir que el mundo es mas amplio y diverso de lo que Usted cree, y con inteligencia poder obtener sus votos en el futuro y no con ese sentimiento animal, que es el miedo reactivo.

Saben que diferencia al ser humano del animal? La política, decía Aristóteles. Lo que diferencia al ser humano del animal, es que es un animal hablante, y ese arte del hablar, se hace y se construye sobre la base de la reflexión y el pensamiento. Somos la única especie animal que reflexiona. Reflexionar, y hablar, y comunicar, hablar, hablar, y hablar. Y la respuesta que le doy Señor Uribe, que me gritó “sicario, sicario, sicario”, es hable, hable, y hable, dialogue, dialogue y dialogue. Lo único que nos diferencia de los animales es hablar y dialogar.

Lo que aqui estamos proponiendo para la historia de Colombia inmediata y futura, es que hablemos. Es que en Colombia se produzca un dialogo y se acepte, y se cumpla la palabra, no el disparo del fúsil. Es que quienes tienen los fusiles, puedan hablar aqui y en cualquier lugar de Colombia, sin el peligro de la muerte, sin el peligro del asesinato, sin el peligro (eso sí) de los sicarios. Lo que nos diferencia del animal es hablar. No inviten Ustedes a Colombia a la animalidad bruta, inviten a Colombia a la urbanidad inteligente, si Ustedes estan invitando a Colombia a la animalidad bruta, la estan invitando a no hablar, a no dialogar. Si invitan a Colombia a dialogar, para eso es necesario amar a Colombia, a dialogar , a hablar, Ustedes estan invitando a la sociedad Colombiana a ser una sociedad humana, a ser una Colombia humana.

Gracias Señor Presidente.

Spring Photos