La Paz inutil de Santos

Al final, y al segundo intento, se firmará la tan cacareada Paz en Colombia.

La primera vez, el pasado 26 de Septiembre, se firmó la primera version de los acuerdos, perfectos para ese entonces, fruto de un trabajo de 4 años, donde la desconfianza entre los dos bandos impone la minucia del detalle bizantino, explicados a lo largo de casi 300 páginas, para luego ser refrendados por voto popular el 3 de Octubre.

Vino la francachela y comilona en Cartagena, cantaoras de las victimas, lágrimas de emoción, celebraciones mil, discursos, buenos deseos de los países garantes y de las Naciones Unidas, hashtags de #elfindelaguerra y #primerdiadelapaz y muchas fotos, solo para ensillar la bestia antes de tenerla.

Para sorpresa de todos, al mejor estilo del BrExit y Trump, ganó el No con un 50.5% de los votos, y una abstención del 65%.

Se sabía que el país estaba dividido y nadie tenía un plan B, ni el Gobierno al perder, ni Uribe y sus muchachos al ganar. Los cuatro años de cuidadosas, milimetricas, y bizantinas negociaciones, se fueron para el carajo.

El Gobierno entra a tratar de salvar los acuerdos, y la tenue desomovilización de las FARC, diciendo que se mantiene el alto al fuego hasta el último día del Gobierno de Santos y todo lo acordado entra a revisión, pero ahora con la oposición de Uribe dando mas pauta.

La ironia viene despues, cuando Santos gana el Nobel de Paz, sin haber hecho todavía nada, y con un proceso de Paz embolatado.

El plebiscito de Paz, para refrendar los acuerdos de la Habana con las FARC, “Para una Paz alcanzable y duradera”, se vuelvió una corrida de ensayo de las elecciones presidenciales del 2018, Santos con un capital político agotado y un gobierno desastrozo, solo tiene para mostrar en proceso de Paz y la medalla del Nobel.

Ambos lados abusaron del referendo, el Gobierno exagerando los beneficios de la Paz e incluso chantajeando al país con una reforma tributaria mas dura si los acuerdos no eran aprobados; y la oposición de Uribe, pintando un futuro político con las FARC como una potencial Venezuela, con un gobierno Marxista-Leninista a la vuelta de la esquina.

Despues de dos meses de revisiones, Santos anuncia humildemente un nuevo y mejorado acuerdo de Paz (por favor no lean las 100 páginas extras, son detalles técnicos que a nadie le importan). Santos no se arriesgará a un segundo plebiscito y  pasará los acuerdos de trámite por un congreso lleno de mermelada y prebendas. Los “peros gagá” de Uribe, ya caen en oídos sordosy lo cierto es que se nota el afan del gobierno de Santos de ir a Estocolmo con el acuerdo de Paz firmado debajo del brazo, y antes de que se posesione Trump, para tener el aval simbólico del imperio.

Típico en Colombia, pais de leyes y letra muerta, donde se decreta la Paz, sin solucionar de fondo, ninguno de los problemas que generó la guerra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s