Las realidades del Proceso de Paz en Colombia.

Ahora que Colombia inicia formalmente un proceso de Paz, firmado por el Gobierno y las FARC, digámonos algunas de las verdades que el pueblo Colombiano va a tener que empezar a aceptar para hacer parte de este proceso.

En lineas similares al sitio Dejemos de Matarnos y el video de la historiadora Diana Uribe, estamos en una oportunidad histórica de hacer la Paz en Colombia; aprendiendo lecciones de procesos pasados en Rwanda, Sur Afríca, e Irlanda del Norte, y si somos exitosos, nuestra experiencia ayudará a futuros procesos de Paz.

La lógica es buena, y el discurso es convincente, pero soy esceptico al Proceso de Paz.

Como Colombiano que ha vivido los últimos 15 años fuera del país, puedo ver los toros desde la barrera y actualmente comparar la experiencia de vivir en un País en Paz como Canadá, y uno en conflicto como Colombia, y me doy cuenta de los grandes retos que los Colombianos necesitamos superar para efectivamente vivir en Paz para que el acuerdo no quede en letra muerta, como tantas de nuestras leyes.

En un post-conflicto no hay ganadores ni perdedores, no se puede pensar que hemos derrotado a un enemigo. Al antiguo enemigo, lo perdonamos y aceptamos como igual, de la misma forma que esperamos que el enemigo nos respete y todos convivamos bajo el marco de la ley.

Todos los muertos son iguales, no hay mas importantes o mas dolorosos, somos Colombianos que nos hemos matado mutuamente los últimos 50 años, y ese es el primer gran reto, simplemente dejar de matarnos.

Pero no solamente dejar de matarnos como Militares y Guerrilleros en el macabro marcador del partido de la guerra que se vé cada noche en los noticieros. Es dejar de matarnos por una cerrada del carro, por una pelea de borrachos en un bar, por el marcador de un partido de fútbol, como diría Profesor Antanas Mockus “La Vida es Sagrada”.

El gran reto del Proceso de Paz, aparte de las logistica de la desmovilización y entrega de armas (que solamente es el principio), es absorber en la vida civil a todos los desmovilizados de la guerrilla, dentro de la sociedad Colombiana.

Implica aceptar que alguien que fue guerrillero es ahora otro ciudadano igual a mi, con los mismos derechos y deberes.

Implica que los antiguos guerrilleros, ahora pueden vivir al lado de mi casa, en mi barrio, hacer mercado donde yo hago mercado, tomar el mismo bus, jugar en la misma cancha de futbol donde mis hijos juegan.

Implica que los hijos de los guerrilleros vayan al mismo colegio que nuestros hijos.

Implica que un antiguo guerillero, seguramente subsidiado por el gobierno, puede ir a la misma universidad que mis hijos, donde yo he tenido que ahorrar para la matricula durante años.

Implica que un desmovilizado de la guerrilla pueda poner en su hoja de vida que fue guerrillero, e implica que alguien le dé un empleo digno para sostener a su familia.

Cuando hayamos aceptado todas estas realidades (y muchas otras), pensado en ellas, para hacerlas realidad, sin remordimientos ni venganza, Colombia estará en Paz.

Depende de todos los Colombianos, todos Nosotros, Ciudadanos, Gobierno, Militares, y Guerrilleros, el éxito de este proceso, la responsabilidad es nuestra y de nadie mas, y debemos afrontar las consecuencias de dicho Proceso de Paz.

P.S: El proceso todavia tiene reversa, los Acuerdos de la Habana van a ser sometidos a una consulta popular, si el pueblo Colombiano se organiza y vota por el si, pues el proceso tienen una aprobación popular, y no hay problema. Pero si vota por el no, se cancela lo de la Habana y a Santos le cuesta el puesto.

Advertisements

3 Replies to “Las realidades del Proceso de Paz en Colombia.”

  1. El problema, mi querido amigo, es que los guerrilleros van a entrar a la sociedad con un desequilibrado espectro de derechos y beneficios a los que el grueso de la población colombiano ni siquiera sueña: mensualidades, viviendas gratuitas, seguridad estatal y con la fija idea que no tienen deber alguno con el resto de los ciudadanos.

  2. Y aún peor, van a llegar (si es que llegan) con la concepción de que es un ser intocable, porque eso es lo que este proceso les ha brindado, un blindaje absoluto ante cualquier responsabilidad pasada, presente o futura, y eso no va a desembocar en nada bueno.

  3. Totalmente de acuerdo Carlos Mario.
    Analizando a posteriori, Rwanda fue un conflicto netamente tribal. Irlanda, tiene una base religiosa de Anglicanos contra Protestantes, y Sudafrica, racial. El gran problema del conflicto Colombiano es que tiene una base económica, exacerbada por el narcotráfico. Mi gran temor es que las FARC descubrieron lo que los capos del narcotráfico descubrieron hace una década, y es que es mas rentable legalizar el dinero de las actividades ilegales y lavar las fortunas usando el aparato financiero.
    Pero la raiz nuestro conflicto son las grandes desigualdades sociales de nuestro sufrido pueblo, y mientras esas grandes desigualdades existan, pocos problemas van a poder ser resueltos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s