El 8000 de Santos …

Abuso del titular de la columna original de Fernando Londoño Hoyos; y critico la sesgada respuesta del Editor de El Tiempo, descalificando en duros términos dicha columna, utilizando adjetivos como “repulsiva” e “inaceptable”.

Desde cuando se convirtió El Tiempo en dueño de la verdad absoluta y defensor de la majestad y honor de la oficina de la Presdencia de la República de Colombia? La respuesta es fácil, desde que Juan Manuel Santos, heredero de la familia Santos, hijo de Enrique Santos, patriarca de la familia y  antigüa propietaria del periódico, ahora en las manos de la Editorial Española Planeta, es Presidente de la República de Colombia.

Ya lo había dicho El Tiempo en cabeza del entonces editor Enrique Santos, cuando la oveja rebelde de Francisco Santos, fue el vicepresidente de Alvaro Uribe entre el 2002 y el 2010. Cuando descalificaba las capacidades de Francisco y que sostendría la crítica al gobierno del Presidente.

Ahora cuando los miden con la misma vara, las criticas no son válidas.

El Tiempo también ignora las otras fuentes que apoyan las aseveraciones de Fernando Londoño, si uno la leyera con la amnesia histórica que caracteriza a nuestro país, parecería que Londoño estuviera viviendo un ataque seníl, donde no tiene contacto con la realidad, sin embargo, El Espectador y Daniel Coronell de Semana, dicen todos lo mismo, el presidente trabajando dos frentes, la de la negociación con narcos para su “entrega” por 12 millones de dólares, y el falásico proceso de paz con las FARC en Cuba; eligiendo al final apostar por entregarle el país a las guerrillas, y sobornando al país en plena campaña electoral con la promesa de ser el Presidente que alcanzó la anhelada paz para Colombia.

La entrega de los narcos denunciada por El Espectador, Semana y Londoño, sigue calcado el proceso anteriormente denunciado en los libros “Nuestro hombre en la DEA” (Baruch Vega) de Gerando Reyes, y en “El Cartel de los Sapos” de Andres Lopez; por lo tanto, algo de verdad debe tener la columna de Fernando Londoño.

Y al final, como dijo Einstein, entre dos explicaciones divergentes, hay que escoger la mas sencilla. Santos hizo dos apuestas y escogió la que le generaría mas capital electoral en la campaña.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s