Paciencia …

Estoy como Plaza Sesamo, la palabra del dia, o mas bien, de la semana es: Paciencia.

Paciencia santa, de los 33 mineros atrapados en la mina en Chile.  Paciencia por los primeros 17 dias tras el derrumbe de la mina.  Y esta paciencia tiene dos caras:  una, la de los mineros atrapados en el interior de la mina que por 17 dias no sabían si iba a haber un contacto con el mundo exterior, si los estaban buscando, si los iban a rescatar; la otra cara es la de las familias en la superficie, 17 dias de angustia de no saber si los mineros estaban vivos o no. 

Paciencia cuando se sabe que los mineros estan vivos, y empieza el laborioso y titánico esferzo de taladrar casi 800 metros de roca para rescatarlos, pero este rescate puede tardar meses.

Paciencia, por 63 dias para taladrar una via de escape, haciendolo rápido, ya que se quiere que el rescate sea lo mas pronto posible, haciendolo despacio, con cuidado, para no causar mas derrumbes y agravar aún mas la situación, ya de por si, los mineros estan sentados en las piernas de los Dioses, por haber sobrevivido el derrumbe inicial, no se puede tentar a la suerte y al destino con un error.

Paciencia por que ya una vez logrado el túnel, tienen que ser sacados a la superficie, uno por uno, en un viaje que toma 15 minutos.  Tomó algo menos de 24 horas para sacar a todos los 33 mineros atrapados.

 Coincidencialmente, ese mismo dia en que se terminó de rescatar a los mineros, tuve la oportunidad de ver una maravillosa película, que ejemplifica la paciencia, “Le Scaphandre et le Papillon” (The Diving Bell and the Butterfly), película Francesa dirigida por Julian Schnbabel; narra la historia de Jean-Dominique Bauby, editor de la revista Elle, con el mundo a sus pies’; cuando sufre un derrame cerebral que lo deja totalmente paralizado, excepto su ojo izquierdo, pero con sus funciones cerebrales intactas.  Dado que su único medio de comunicación es mediante el parpadeo, desarrolla un sistema binario de si / no., y mediante un alfabeto ordenado por frequencia de uso de cada letra, decide continuar con un contrato que tenía con una editorial para escribir un libro, letra a letra.

Dos lecciones en paciencia que debemos admirar y aprender para este mundo inmediato, non-stop, 24×7, y de satisfacciones inmediatas; y como diría Dexter Morgan, si quiere probar los límites de la naturaleza humana (en paciencia), interpongase cualquier mañana entre una persona y su latte (espresso en mi caso).

OM.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s