Mañana no se firma la Paz en Colombia.

Espero equivocarme, pero los acuerdos de la Habana entre el Gobierno Colombiano y (muy pronto ex-guerrilla) las FARC no le traerá la tan anhelada Paz a Colombia.

Lo que se firma mañana es un acuerdo para que las FARC (supuestamente):

Se desmovilicen en 20 zonas especiales de Paz, resguardadas por el Ejercito, y donde la presencia del estado sera vetada por todas las partes y el acceso es controlado, los guerrilleros se concertrarán en esas zonas, pero no entregaran las armas.

Entreguen las armas, no al Gobierno Colombiano, sino a las Naciones Unidas.  Y no todavía para ser destruidas, sino guardadas por un tiempo en contenedores con doble llave para enventualmente ser forjadas en varios monumentos a la Paz, y  hasta se rumroea que uno va a ser a Hugo Chavez por su lucha Bolivariana en Venezuela, pero no esta claro cuando las entregan.

Se conviertan en un partido politico, con curules en el Congreso y Senado, pasando de Comandante y Camarada, a Honorable Representante y Senador. Por ahora se les regalan 6 curules (3 en el Congreso, y 3 en el Senado) lo que les da automática representación de mas o menos 1,5 millones de Colombianos. En las siguientes elecciones de Congreso y Senado,  en el 2018, entran a la campaña para ser elegidos como cualquier otro partido.

Y los compromisos contenidos en los acuerdos, tocando temas de reparacion de victimas, ceremonias simbólicas de perdon, comisiones para la búsqueda de la verdad, cortes de justicia transcicional, mecanismos de participación comunitaria, reforma agraria, y distribución de poder a sectores locales, serán la plataforma política de este nuevo partido.

Pero a diferencia de otros conflictos como Irlanda (Religioso entre Católicos y Protestantes, y auto-determinación de los Irlandeses con el Reino Unido) o Rwanda (Tribal y Etnico), o Sudafrica (Colonización y Apartheid) el origen del conflicto Colombiano es eminentemente Económico y Financiero, debido en gran parte a una gran desigualdad social entre los que tienen y los que nó, y un Gobierno que decide dejar que el capitalismo decida como prestar servicios fundamentales para la sociedad, como infrastructura (energía electrica, petroleo, mineria, vias), la salud y la educación.

Todo muy bonito y el papel aguanta todo. Vamos a ver que se lleva a la práctica, pero el país del Sagrado Corazón es famoso por su leyes de letra muerta. Y no se tiene ni idea de donde van a salir los USD$35,000 millones de dólares que valen los acuerdos.

Si estos acuerdos, que supuestamente nos traerán la Paz, logran que dejemos de matarnos los unos a los otros, independientemente del nombre de quien lo hace, será un gran progreso.

IG Nobel de Paz 2016, “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” y el Proceso de Paz en Colombia

Los IG Nobel, parodia de los verdaderos premios Nobel, cada año premian estudios científicamente serios sobre temas no tan serios.

Lo interesante este año es el estudio ganador en la categoría de Paz (muy apropiado para la actual situación Colombiana) por investigadores de la Universidad de Waterloo en Canadá, titulado (más o menos) “Sobre la recepción y detección de Bullshit Pseudo-Profunda” donde demostraron que si se enmarcan frases generadas con palabras aleatorias, las personas creen que las frases tienen sentido y que son importantes.

Me recuerda uno de los capítulos de uno de mis libros favoritos, “El mundo y sus Demonios” de Carlos Sagan, donde hay un capítulo exclusivo como método para detectar mentiras.

De la misma forma se puede ver como este estudio aplica a los debates políticos, donde no importa lo que se diga, sino como y quien lo dice.  Pocas veces se dice la verdad, nunca es verificada, y simplemente se debe dar la apariencia de los la respuesta es mas inteligente que la del contrincante.

En el caso del plebiscito para refrendar los acuerdos entre el Gobierno Colombiano y las FARC en la Habana, pasa lo mismo, se han dicho tantas mentiras, tanto en favor del Si y del No, que la verdad va a quedar enterrada y olvidada, y como es típico en nuestro sufrido País del Sagrado Corazón, “Todo pasa y nada pasa”.

Colombia en medio de la falsa alegría por haber firmado lo que se vende como un acuerdo de Paz con las FARC, se olvida de lo que de verdad implica el acuerdo y de sus costos, no solamente morales y políticos, sino económicos. Expertos Suizos que acompañaron estos acuerdos, dan una cifra inicial que  si se cumplen todas las promesas, costaría USD$ 35,000 millones.

Las FARC están diseñando parques temáticos sobre su lucha “en nombre de la Paz” en lo profundo de las selvas del Guaviare como atracción turística, se han hecho campañas en medios sociales para que Colombia se abrace, vídeos musicales por los artistas mas destacados, todo vale en nombre de la Paz, pero no se ha entregado el primer fusil, no han aparecido los desaparecidos, siguen matando (quien ya que ahora no pueden ser as FARC?) líderes comunitarios y sindicalistas, y el país (ahora en Paz) sigue tan pobre como ayer, con miseria en los campos, donde los campesinos no pueden sacar sus productos al mercado por falta de infrastructura, y ciudades donde siguen reventando vidrios de carros para atracar en la trancones o realizando paseos millonarios en taxis, o secuestros express por un mercado o el televisor de la casa.

Espero equivocarme, pero la primera víctima del Proceso de Paz en Colombia fue la verdad.

Televisión

Antes, cuando era niño, había solo un televisor en la casa (afortunadamente a color) y Papá decidía que se veía o que no.

A la hora de las noticias, Papá tenía el monopolio del televisor, y se asumia que los noticieros eran “responsables”, editaban los contenidos para todas las audiencias; años despues, hacían la advertencia inútil e ignorada (Y al final lo haciá ver a uno ver más, morbosidad curiosa) de “el siguiente contendido puede herir suseptibilidades”, para excusar el morbo, el amarillismo, la sangre y la violencia.

A la hora de las telenovelas, Mamá tenia el monopolio del televisor,y uno simplemente veía lo que se tenia que ver.

La televisión, como precursor de Internet, nos permitia ver nuevos mundos, cosas lejanas y eventos históricos; el contenido era curado, educativo, cultural, hecho con esmero, y esperemos, con bastante amor al arte.

De veían hechos políticos, investiduras y caídas de gobiernos y gobernantes, muertes e investiduras Papales, coronaciones y matrimonios Reales, la llegada a la luna y otros hechos cientificos.

Hoy la televisión ha sido ampliamente suplantada por internet, donde a nadie le importa el contenido, no hay curadoría, ni lo que se ve es especial, histórico, o con valor.

Hoy se puede ver mierda 24 x 7.